miércoles, 14 de agosto de 2013

Colonias Spínola 2013

           Del 15 al 30 de Julio, un grupo de 23 animadores y 42 niños nos hemos reunido en Corte para las Colonias Spínola. Los animadores llegamos el 15 y en los días previos a la llegada de los niños nos conocimos, reímos juntos, vimos los temas, preparamos la casa para que se convirtiese en Duendilandia y pusimos toda nuestra actividad en manos del Señor pidiéndole que Él fuese el centro. El 19 llegaron los niños, ilusionados, con los ojos bien abiertos para descubrirlo todo y dispuestos a disfrutar.
Durante los días que allí han estado, hemos ayudado a Puck, un duende que había perdido su esencia verde por acumular en su corazón cosas que no son importantes, a recuperarla. ¿Cómo? Pues enseñándole, día a día, los distintos valores que son importantes. Le enseñamos la importancia de la escucha y recuperó sus orejas puntiagudas; hicimos un manifiesto por la paz en el que le enseñamos la importancia de este valor y cómo María lo vivió, de este modo recuperó sus guantes blancos; le mostramos, a través de los sentidos, la naturaleza y la importancia de cuidarla, y recuperó su flor. Así logramos que Puck pudiese regresar a Duendilandia, su país, y todos quedamos contentos de haberle podido ayudar. 
Una experiencia de disfrute, de desgastarnos por esos niños con los que compartíamos los días, de reír con ellos, de sacar toda la ternura que el Señor nos pone por dentro… También ha sido
paso del Señor en la dificultad, el cansancio, desde el no comprender cómo puede haber niños que vivan realidades tan difíciles, sentir que no sabes cómo actuar, qué puede ser lo mejor para ellos…, pero ponerte en sus manos y CONFIAR en que Él estaba en el centro, dejarle hacer aún sin saber bien cómo.
Mercedes Jurado
 

 

1 comentario:

  1. alguien me puede dirigir a la familia spinola? estoy buscando mis raices

    ResponderEliminar