sábado, 13 de abril de 2013

Fin del Proceso Diocesano sobre un posible milagro de Marcelo Spínola

       ¡Por fín llegó a su término el Proceso diocesano sobre un posible milagro de Nuestro Padre en la diócesis de Jaén!
         El 8 de abril, a las 7 de la tarde ha tenido lugar la Clausura del Proceso que llevaba abierto, como recordaréis, desde el 11 de abril de 2011.
         El acto se ha realizado en el Seminario, en la misma sala donde tuvo lugar la Apertura y, como entonces, ha estado presidido por el Sr. Obispo de la diócesis de Jaén, D. Ramón del Hoyo López.

 
         Se inició la sesión con una oración alusiva a la fiesta de la Anunciación que -¡feliz coincidencia!- la iglesia celebraba este día. Después el Sr. Obispo, tras asegurarse de que se habían guardado todas las normas canónicas referentes a estos procesos, declaró auténticas e íntegras las actas y las dos copias del mismo. Seguidamente, Hermana Catalina Medina, Secretaria General, prestó juramento de su cargo como “Portadora”, nombre con el que se designa a la persona responsable de llevar a Roma, a la Congregación para las Causas de los Santos, las dos copias.

Tanto las actas originales como las copias se depositaron en sendas cajas que el Sr. Obispo mandó lacrar. Tuvo el detalle de entregar como recuerdo un trozo de la cinta roja con que se ataron las cajas. Se dio un descanso para redactar el acta, y antes de su lectura, H. Rosario, en nombre de la Congregación, tuvo unas palabras de agradecimiento a cuantos habían hecho posible la realización del proceso y dio una breve y preciosa reseña sobre Marcelo Spínola animando a los presentes aseguir su ejemplo de santidad.

A continuación, el Notario dio lectura y firmó el “Instrumentum clausurae” documento que clausura el Proceso y que con el acta de la sesión y otros documentos se introdujeron en dos sobres que se cerraron y se lacraron.

El Sr. Obispo hizo entrega de la caja con las actas originales y el sobre correspondiente al Canciller del Obispado para su custodia en la diócesis de Jaén. Entregó también a la Portadora la caja con las dos copias y el sobre correspondiente para llevar a la Congregación para las Causas de los Santos en Roma. El acto concluyó con unas palabras del Sr. Obispo seguidas del canto del Himno de Marcelo Spínola que fue emocionante, pues todos los asistentes lo conocían y cantaron con muchas ganas y unción.

Para todos los que han participado ha sido una experiencia eclesial y de familia Spínola que, sin duda, recordarán. Muchos se llevaron un trocito de la cinta roja que había quedado.

Es de justicia decir que todo el proceso ha sido posible gracias a la impagable ayuda de D. Rafael Higueras Álamo, sacerdote de la diócesis de Jaén que conoce y aprecia a las Esclavas desde hace muchos años.

Y ahora… a esperar que en la fase romana, la Iglesia reconozca públicamente la santidad que nosotras ya reconocemos en nuestro Fundador.


No hay comentarios:

Publicar un comentario