jueves, 11 de octubre de 2012

Comienza el AÑO DE LA FE


 Ángel Moreno de Buenafuente
 Te invito a franquear la puerta del Año de la fe, con una pequeña selección de textos, que seguro te animarán, al inicio de este tiempo de gracia, a reavivar el don precioso que recibimos en el bautismo.


«La puerta de la fe» (cf. Hch 14, 27), que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida. (Benedicto XVI, PF 1)
“Porque, a cuanto yo puedo entender, la puerta para entrar en este castillo es la oración y consideración, no digo más mental que vocal, que como sea oración ha de ser con consideración” (Santa Teresa, Moradas I, 7).

“Jesús les dijo de nuevo: «En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido delante de mí son ladrones y salteadores; pero las ovejas no les escucharon. Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo” (Jn 10, 7-9).

“No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Benedicto XVI, Deus Caritas est 1).

“Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo” (Apc 3, 20).

“Sólo digo que para estas mercedes tan grandes que me ha hecho a mí, es la puerta la oración” (Santa Teresa, Vida 8, 9).

        Feliz Año de la fe



No hay comentarios:

Publicar un comentario