lunes, 28 de mayo de 2012

Vigilia de Pentecostés

El pasado Sábado, 26 de Mayo, vísperas de la Fiesta de Pentecostés, nos reunimos en la Catedral de Sevilla distintos movimientos, asociaciones, hermandades, comunidades y grupos de laicos de nuestra Archidiócesis dispuestos a vivir este momento de gracia, la venida del Espíritu Santo, con hondura y desde dentro.
          Para nosotros, familia Spínola fue además una celebración cargada de emoción, pues al comienzo se realizó un gesto sencillo pero muy significativo.
A la cruz de la Evangelización de la Diócesis, que ya contaba con una reliquia de Santa Ángela de la Cruz, le fueron incorporadas las reliquias del Beato Marcelo Spínola junto con las del Beato Manuel Gonzalez, la Beata Victoria Díaz y de la Beata Madre María de la Purísima, dos obispo, una laica mártir y una religiosa, todos ellos signo perenne de santidad en nuestra Iglesia Diocesana.
          Fue bonito, porque este gesto nos habla de que aquello que Marcelo Spínola vivió y que a nosotros nos moviliza hoy, tiene valor, tiene fuerza y tiene sentido.

Ángela Lopera Casal, adc




2 comentarios:

  1. Fue una celebración muy emocionante. Se sentía el Espíritu. Agradezco la oportunidad de haber participado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue, todo un signo de sentirnos Iglesia y de comunión que nos tienen que ayudar a abrir nuevos horizontes para el futuro. Marcelo Spínola así lo viviría.

      Eliminar