miércoles, 11 de abril de 2012

Nuestra experiencia de Pascua

Como todos los años, un grupo de jóvenes de la Provincia hemos tenido el privilegio de vivir la experiencia de Pascua en Banarrabá y en Corteconcepción. Ha sido una suerte contar con esos días para pararnos y escuchar al Señor, gustarle…, y como Familia Spínola queremos contaros lo vivido. Compartimos nuestra experiencia a modo de comentarios y con algunas fotos. ¡¡¡GRACIAS!!!

Benarrabá, Pascua compartida con un pueblo que siempre te acerca  a Dios y su Reino





Corte, una experiencia preciosa de Familia y Comunidad

18 comentarios:

  1. La Pascua siempre es un momento muy especial para mí. Es momento de encuentro con el Señor y con mis hermanos. Esta Pascua no ha sido menos, ha sido una oportunidad de pararme, de ver como estoy y de compartir con los demás como va pasando el Señor por mi vida.
    La verdad es que me ha sorprendido comprobar que estaba más vacía del Señor de lo que yo pensaba. Me traigo la esperanza de que él me saldrá al encuentro... la actitud de búsqueda apasionada de la Magdalena y la sensación de caminar despacito a su encuentro.
    Ha sido un privilegio el haber podido compartir estos días con todos vosotros ¡¡¡GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  2. "El AMOR no dice basta": Los planes de Dios siempre me sorprenden mirando para otro sitio. Mientras mi cabeza decide donde y cuando debe encontrarse con Dios, Él se muestra donde y cuando quiere. Una vez más así lo ha hecho. Lo que para mí pueden ser obstáculos para encontrarme con Él, para Él son medios. Que suerte de Pascua, que suerte de Comunidad Spínola, que suerte de Comunidad Cristiana,...
    Esta Pascua ha sido pura integración para mí. Integrado con mi mujer, con mis hijas, con la Comunidad, integrado en Tierra Esperanza...
    Y no me quiero olvidar: ¡Qué maravilla de Vigilia Pascual! ¡Qué bonito es celebrar con los hermanos! ¡Sí, resucitó!
    Y para Galilea una misión: Busca al resucitado entre la gente, que allí lo encontrarás.

    ResponderEliminar
  3. Mª Ángeles Jurado11 de abril de 2012, 11:17

    Si el grano de trigo cae en tierra y MUERE... será Algo Nuevo para todos.
    El Amor, el de verdad, el que solo se puede escribir con mayúsculas, nunca, nunca dice... ¡basta!
    La muerte-los cambios- son portadores de Vida: vida -muerte- nueva vida-nueva muerte-MÁS VIDA. Yo voy delante, sigue mis pasos... soy tu Portor.
    Danzando en la oscuridad del sábado santo de cada día la esperanza puesta en Ti, "Solo sé que estás".

    ResponderEliminar
  4. "Para mí la Pascua de este año ha sido un Paso del Señor vivido y acompañado con otros compañeros de camino, compañeros padres, madres, hijos, hijas, hermanas. Ha sido una experiencia preciosa de Familia y de Comunidad que quiere encontrarse con el Señor y que este de verdad sea el centro de su vida. Una suerte compartir, escuchar, disfrutar con cada uno y me vengo también con esa suerte resucitada y renovada de que "Hay un Dios dentro de mí, capaz de dar la VIDA". ¡¡Gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Al regresar de la Pascua recuerdo aquellos versículos de Isaías: “Este es mi siervo a quien sostengo… no romperá la caña cascada, no apagará la mecha vacilante…”
    Y descubro a Dios como esa mecha leve, suave, a ratos imperceptible… que no se apaga… presente en mi interior… una llama que desde dentro atrae suavemente mi atención (y que me da paz, confianza, sostén) frente a los vientos externos que mueven y tambalean mi vida.
    Recibo la llamada a atender esta llama, a cuidarla, escucharla… y dejar que ilumine mi vida. Y, de este modo, dejar de buscar entre los muertos al que Vive.

    ResponderEliminar
  6. Ha sido un paso de Dios que comenzaba haciéndome una invitación bonita... ¡rastrea el AMOR en tu vida! ¿Dónde está?, esta pregunta me llevaba a descubrirlo muy presente, muy cercano... y me hacía cambiar mi prespectiva; no es que yo "tenga que..." lejos de llevarme a lamentarme por mi AMOR mediocre me impulsaba con fuerza a descubrirlo amando en mi realidad concreta, en mi comunidad, el cole, los niños, los profes... el AMOR está y su forma de estar es amar, y el AMOR con mayúsculas es Dios por tanto la realidad está impregnada de Dios ¡y yo sin verlo tantas veces!... Con todo esto de fondo viví un Viernes donde la cruz tomaba forma de corazón grande... una cruz que me hablaba de confianza, de saltar al vacío por amor y que concluía con una invitación difícil pero no imposible ¿Por qué no bailar en la oscuridad?... Descubría que por dentro lo que de verdad quiero es VIVIR esperanzada, no quiero sobrevivir desencantada... y esta el la invitación con la que me ha recibido mi Galilea particular. Esto es lo que el Señor me ha puesto dentro para VIVIR a partir de ¡YA!

    ResponderEliminar
  7. Han sido unos días de dejar lavarme los pies, toda mi miseria, lo que menos quiero. Dios lo mima, lo mira y lo limpia con dulzura y cariño. Me ama hasta el extremo.
    Días de sentir ese desierto que también Él sentiría, el silencio, pero el “estar” constante.
    Y especialmente, una invitación a saltar, a no tener miedo a los precipicios, a CONFIAR, porque Él siempre estará preparado para cogerme.
    Solo puedo agradecer el poder vivir la pascua una vez más en Benarrabá, un pueblo que habla de acogida, de inclusión, de entrega y de una Fe viva entre todos.

    ResponderEliminar
  8. La Pascua es siempre para mí un momento privilegiado y de impulso en mitad del curso. Ha sido una experiencia preciosa compartida con unos compañeros de camino estupendos, gente que como yo busca que el Señor y su Reino movilece su vida. He vuelto a Galilea con una invitación y un deseo fuerte de transmitir vida, SU VIDA,la que Dios me pone dentro y me invita a entregar cada día.

    ResponderEliminar
  9. CLARIDAD y ANTE ÉL; esto recoge mi experiencia de la Pascua. Una Pascua de mirar mi vida, mis cruces, sus llamadas, y dejarlas en sus manos, con mucha claridad. Una Pascua de disfrutar del grupo, del compartir de unos y otros en un ambiente sencillo, de mucha verdad, y con la alegría de los niños entrando y saliendo, partcipando a su modo/nivel.

    ResponderEliminar
  10. La experiencia vivida en Benarrabá para mí ha sido una experiencia única. Personalmente como cristiana no sabía la importancia y condescendencia de cada uno de los días de la pasión y resurrección de cristo y debido a esta experiencia vivida he podido conocerla, desde el punto de vista de la entrega.
    Sobre todo me ha encantado compartirla con todas las personas con las que he convivido, porque me enriquece y me hace seguir creciendo en mi camino hacia Cristo.
    Sin duda lo que he vivido me hace llenarme de alegría y fuerza, para enfrentarme a las situaciones del día a día.

    ResponderEliminar
  11. Mª Carmen Navarro11 de abril de 2012, 21:36

    Doy gracias al Señor por esta experiencia de Pascua en Benarrabá tan bonita, por hacerme partícipe un poquito más de su Misterio.
    Mi encuentro con el Señor ha ido marcado por ese querer aprender el arte de ¡VIVIR! en Cristo… buscando el amor, descubriendo que, si yo lo pongo… lo encontraré; pidiendo vivir “el +” del evangelio, aun en la oscuridad; esperando que el silencio del Sábado Santo sea fecundo, como la vida misma, como esperó con fe María en su dolor.
    Y lo he encontrado en la experiencia de sufrimiento y cruz de esas familias de Benarrabá que rezaban con fe ante su Cristo de la Vera Cruz y también en la alegría y esas ganas de buscar al Señor de nuestro grupo en estos días. Y he terminado por experimentar que es el mismo Dios el que ha encontrado el arte de ¡VIVIR! en mí. Sólo me pide dejarme, dejar que Él viva en mí y se haga luz para los otros por medio de mí, ser instrumento… para que su amor llegue a otros.
    “Llama y acción se consumen… es Cristo que vive en mí”

    ResponderEliminar
  12. Mª Ángeles Rabanera13 de abril de 2012, 16:25

    La Pascua para mí ha sido un paso del Señor por mi vida. Una lluvia que ha caído mansamente pero me ha calado hasta lo más profundo de mi persona. Una invitación fuerte a vivir que el AMOR es el que tiene la última palabra y que mi vida es para darla donde y como el Señor quiera. Agradezco mis compañeros de camino y la posibilidad regalada. ¡¡Gracias!!

    ResponderEliminar
  13. Para mí, la Pascua ha sido unos días de encuentro sencillo con el Señor, con el grupo y con el pueblo de Benarrabá.
    Un tiempo de contemplar la Vida en personas concretas, compañer@s de camino, niños, sacerdotes que nos han acompañados...De descubrir a un Dios que va por delante mía y me cuida, que me anima a Confiar, a mantener la fe pase lo que pase, que conoce lo que vivo y lo sostiene...
    Un disfrutar con gente a la que quiero, contemplando la naturaleza y "haciéndonos como niños"...
    Un poco de LUZ, un poco de CAMINO...¡Gracias Señor!

    ResponderEliminar
  14. Consuelo Rodríguez17 de abril de 2012, 19:28

    Ante la experiencia de los días en Corte doy GRACIAS al Señor. La pascua ha sido un encuentro sencillo y cierto con el Señor desde lo que vivo ahora.
    He disfrutado con cada persona, con el ambiente de familia y hermanas que hemos tenido, el descanso y el entorno an sido un regalo.
    Los tiempos de oración y encuentro con el Señor han sido una posibilidad para coger aire y fuerzas para este último tramo. Han pasado ya varios días y el eco del paso del Señor sigue resonando en mí aún en medio de tanto ruido y prisas, el Señor me llama a quererlo y a seguirlo con confianza sabiendo que "pase lo que pase, que me pase contigo Señor", es más ya están pasando cosas y pasan con Él. Gracias.

    ResponderEliminar
  15. Desde que estuvimos juntos viviendo la Pascua en Corte llevo una cruz de madera atada a la muñeca, para tener presente cada día lo vivido allí, en mi monte Tabor...para acordarme que tengo que sentir y contagiar a Jesús resucitado. Que necesito vaciarme de tantas cosas... para que Jesús resucite en mí, que tengo que escuchar cómo Jesús me llama por mi nombre y llamar a los demás...,que es necesaria la comunidad para que nos sintamos acompañados y queridos en este camino del Reino..., que el año que viene haré todo lo que pueda para repetir la experiencia...ES NECESARIO RENOVARSE PARA VOLVER A NACER ¡¡¡¡¡RESUCITANDO!!!!!

    ResponderEliminar
  16. La pascua empezo con una invitacion personal,sencilla y clara...a vivir estos dias con El y en comunidad (mt 26,18) El jueves fue genial sentirme envuelta por el amor del señor, sentirme sostenida, seducida,amada y ver como el amor del señor hila mi vida (ez 16,8). El viernes, ha sido un dia distinto este año, la cruz me ha hablado de otra manera: principalmente de SENTIDO. Partirse para dejarse transformar y nacer de nuevo con los otros, Reino. Partirse sin q se note, mezclandose...la cruz, la debilidad, lo que nos cuesta, camino de encuentro con el amor del señor, por donde jesus me salva...Con todo esto se.me regalaban claves:bailar en la oscuridad, abrazar la cruz, permanecer como maria, arraigarse y vivir la cruz=vivir a fondo la realidad de cada dia!y asi, sintiendo el soplo del espiritu, exponiendose a la lluvia y al sol si. saber muy bien ni como...llega la resurreccion, la luz, el señor sale al encuentro....alli lo vereis.(mc 16,1-8) al final se me quedan esas ganas de dar la vida anuciando la vida del danzante.
    Y todo esto mi twstimonio de la experiecia de la pascua que como a consuelo todavia sigue ahi dentro de mi. Paso del señor, agradecimiento,comunidad y un pueblo que me habla de evangelio.

    ResponderEliminar
  17. 'ama con ternura, camina libre y humildemente con tu Dios'

    ResponderEliminar
  18. Marta Fdez-Palacios19 de abril de 2012, 0:38

    Ha sido un ABRAZO del Señor con mayúsculas,que desarma,que consuela,que te acaricia con ternura.La verdad es que ha sido experimentar como Dios busca esa rendija para colarse e inundarlo todo con su Amor."Y es en los momentos en los que más vasija de barro me siento en los que más cerca me siento de Dios".Sencillamente,"sólo el Amor convierte en milagro el barro".

    ResponderEliminar